Foto: Humberto Prieto

Millones de dólares pierden las empresas anualmente por causa de fraudes, actos de corrupción, sobornos y lavado de activos, generados por empleados que se unen con proveedores, ejecutivos o directivos para cometer dichos delitos.

Bajo este argumento, Yurani Gómez Rocha, directora Regional Latinoamérica de Ratsel Business Group, empresa dedicada a la administración de riesgos corporativos, con operación en 20 países, busca crear conciencia sobre la importancia de implementar programas de ética, transparencia y cumplimiento de última generación, para evitar y mitigar riesgos relacionados con fraudes, corrupción y soborno.

ÁMBITO JURÍDICO: ¿Qué son los programas de cumplimiento?

Yurani Gómez Rocha: Los programas de cumplimiento están integrados por políticas, normas y manuales adoptados por una compañía para regular las prácticas derivadas del relacionamiento de directivos, alta gerencia, administradores y/o empleados con terceros privados y/o públicos, que buscan, mediante postulados éticos y normativos, prevenir posibles actos asociados a prácticas de corrupción, fraude o lavado de dinero.

Los programas de última generación requieren la implementación y el fortalecimiento de controles, mecanismos de monitoreo y mediciones de efectividad, acompañados de instrumentos eficaces de denuncia.

Á. J.: ¿Todas las personas jurídicas están obligadas a tenerlos?

Y. G. R.: El modelo de “programa de cumplimiento” ha sido regulado en nuestro ordenamiento jurídico de forma paulatina, y actualmente existen lineamientos que obligan a gran parte de empresas de diferentes sectores económicos a tener unos parámetros en materia de prevención contra estos riesgos, tales como el Estatuto Anticorrupción (L. 1474/11), el Código Penal, la Ley 1778 del 2016, circulares de las superintendencias de Sociedades y Financiera, el Conpes 3793 y otros lineamientos y normativa internacional adoptada para combatir el soborno y  la corrupción.

Se resaltan las circulares emitidas por las superintendencias que exigen la implementación de un sistema para el fortalecimiento de prácticas transparentes en empresas de diversos sectores económicos, como el financiero, real, cooperativo, salud, comercio exterior e inmobiliario, entre otros, según su competencia.

Ante la ausencia de implementación del sistema de cumplimiento, las empresas pierden la oportunidad de prevenir daños a la “reputación”, afectaciones a su estructura corporativa y, además, ser sometidas a sanciones por las autoridades competentes.

Implementar un programa de ética, cumplimiento y transparencia efectivo permite sensibilizar a sus integrantes sobre la importancia de su rol en la prevención de fraudes o actos de corrupción a través de prácticas transparentes desde el desarrollo de sus funciones.

Á. J.: ¿Por qué un programa de cumplimiento debe ser implementado por cualquier empresa así no esté obligada legalmente?

Y. G. R.: Principalmente, para fomentar la cultura hacia la lucha contra la corrupción. Las empresas deben implementar estos programas no simplemente por cumplimiento normativo, sino también por las ventajas y los beneficios que le pueden traer a la compañía, al sector económico y a la sociedad en general, al fomentar prácticas transparentes y evitar futuras investigaciones de entes de control.

En resumen, un programa de cumplimiento debe ser implementado por una compañía en virtud al fomento de prácticas comerciales transparentes, generación de blindaje frente a riesgos legales y de reputación, promulgación de ambientes de legalidad y transparencia y, por ende, un aporte a la lucha contra la corrupción (responsabilidad social empresarial). Este genera grandes beneficios, como la disminución de futuras conductas infractoras, mejoría en la reputación de la compañía, respaldo ante riesgo de procesos judiciales, ambiente de empleados conscientes de las consecuencias y riesgos de realizar actividades irregulares y eficiencia en los procesos, entre otros.

Á. J.: ¿Cuáles son los elementos primordiales que debe tener un programa de cumplimiento en una empresa?

Y. G. R.: Un sistema de cumplimiento efectivo debe contar principalmente con: (i) una ruta de ética integrada por un código de conducta y ética robusto, (ii) políticas y procedimientos alineados con prácticas éticas, (iii) nombramiento de oficial de cumplimiento, con alcances y roles definidos, (iv) un sistema de denuncias efectivo a través de la implementación de una línea ética, que incluya un debido sistema de protección al denunciante y un proceso de análisis y clasificación de denuncias y respectiva investigación, (v) herramientas de sensibilización y cursos de capacitación y entrenamiento cíclicos sobre ética, integridad y transparencia corporativas y (vi) sistema de auditoría y monitoreo sobre el cumplimiento de los estándares éticos establecidos.

Á. J.: ¿Por qué es la herramienta idónea para combatir el fraude y la corrupción?

Y. G. R.: Porque generan conciencia y sentido de pertenencia en los empleados, desarrolla mejores prácticas y fortalece los sistemas de prevención, protección y seguridad. Gracias a este enfoque, permite prevenir y/o detectar irregularidades o actos asociados a fraudes o corrupción mediante una adecuada recepción de información a través de canales de denuncia efectivos, tratamiento e investigación de casos de línea ética, fortalecimiento de código de conducta y ética, regulación de relacionamiento con terceros (sectores privado y público) y programas de entrenamiento y capacitación.

La supervisión y monitoreo por parte del oficial de cumplimiento de las medidas adoptadas para asegurar el sistema juega un papel determinante, debido a que permite medir la efectividad del programa y el logro de su objetivo. Un programa de cumplimiento no es solo un deber legal de la empresa, es un deber ético, estratégico y comercial.

Yurani Gómez Rocha

Estudios realizados: es abogada de la Universidad Católica de Colombia y especialista en Auditoría Forense y en Derecho Procesal Penal de la Universidad Externado. También es técnica en criminalística y certificada como oficial de cumplimiento y auditoría interna de sistemas de gestión en seguridad de la información.

Cargos desempeñados: en Ratsel Business Group se ha desempeñado como Directora General de Administración y Riesgos Corporativos, Directora General de Proyectos y Directora Senior de Proyectos, entre otros cargos.

Ocupación actual: Directora Regional Latinoamérica de Ratsel Business Group.

Fuente: AmbitoJuridico